A lo largo de la profesión como documentalista uno se entrena en “el arte de perder”. Organizar la mirada aunque siempre nos estemos perdiendo de algo. No se puede registrar el todo. Y es en esa pérdida, en esa falta, en ese proceso que convierte una idea en una obra es donde uno intenta trabajar. Esta negociación inevitable entre la voluntad y el azar es lo que construye el documental. El guión documental es precario, algo difícil de atrapar. El guión documental atraviesa toda la realización hasta el corte final; es un hecho que trasciende la escritura. ¿Qué es un guión documental? Sería una buena pregunta que todo asistente al curso tendría que realizarse una vez que haya asistido a estas charlas.